CONSEJO GENERAL DE HERMANDADES Y COFRADÍAS  
CORIA DEL RÍO

Historia del Consejo General de Hermandades y Cofradías

 

El Consejo General de Hermandades y Cofradías, nace ante el convencimiento, por parte de las diferentes Hermandades,  de la necesidad de organizar y canalizar determinadas acciones desde el punto de vista  social, formativo, cultural y religiosa en el seno de la Iglesia en nuestro pueblo. En la consecución de este proyecto, fue decisiva la intervención y buen hacer del que fue Párroco de Santa María de la Estrella, Don Francisco Silva Limón (q.e.p.d.), a la sazón Vicario de la zona Oeste del Arzobispado de Sevilla en aquella época.
Hay que reconocer que  algunas de estas acciones ya eran organizadas por la denominada  "Comisión de Hermandades", verdadero germen del Consejo,  donde todas las Hermandades y Agrupaciones convergían para tratar  y consensuar dichas acciones.  Podemos destacar, la de organizar el Pregón de la Semana Santa,  así como la elección del cartelista y pregonero para dicho acto. En los primero años, esta Comisión no tenía siquiera el respaldo de ninguna institución, más que las propias Hermandades y Agrupaciones de Fieles. 
Una vez constituido el Consejo General de Hermandades y Cofradías, se convocaron elecciones presentándose, una única candidatura encabezada por el cofrade y Abogado Juan Manuel Llano González, formada por personas que con anterioridad habían pertenecido a algunas de las Hermandades de Penitencia o de Gloria de la localidad.  La candidatura a la Junta Superior, comprendía los siguientes cargos: Presidente, Vicepresidente, Secretario y Tesorero.  En aquel tiempo, y con los estatutos iniciales,  el Consejo también lo formaban seis consejeros,  elegido por cada una de  las distintas Hermandades y Cofradías, representantes de las mismas. 
A raíz de la toma de posesión del nuevo Consejo, uno de los objetivos principales de esta institución, se suscribió un Convenio de Colaboración con el Ayuntamiento de nuestra localidad, que sirvió como elemento de diálogo, trabajo y comprensión mutua. Una de las primeras novedades, fue el nombramiento de forma pública del Pregonero de la Semana Santa, la Presentación del Cartel de la Semana Santa, las reuniones de coordinación con la Junta de Seguridad Local, los cursos de formación, y la financiación de diversos servicios por parte del Consejo hacía las Hermandades.
Entre sus muchos proyectos, uno de los principales fue la creación de una Carrera Oficial de la Semana Santa, dotándola de mayor seguridad al conseguir la implicación de Protección Civil y una potenciación de efectivos de la Policía Nacional como de Policía Local.
Del mismo modo, hay que destacar,  los métodos de promoción, creándose el "Programa de Mano" de la Semana Santa,  la publicación en varios años de la revista de Semana Santa ”Expiración”, así como la edición del Pregón, cartel del Pregón, incluso la organización de un almuerzo de confraternidad tras la celebración del Pregón.
Dentro de las novedades del Consejo, fue la creación  del Vía Crucis de esta institución,  previo a la Semana Santa, y la organización del Corpus Christi, con los cultos correspondientes, e incluso con la celebración de la Exaltación de la Eucaristía. 


La Formación religiosa de los miembros del Consejo General de Hermandades y Cofradías y de los miembros de todas las juntas de gobierno de las Hermandades, era y es un factor fundamental de esta institución, organizando una serie de charlas formativas, mesas redondas y conferencias que sin lugar a dudas logran  un alto índice de participación, enriqueciendo la formación religiosa de sus asistentes, sin dejar a un lado otra función tan necesaria como la formación; la acción social, colaborando en múltiples recursos económicos a las distintas instituciones del municipio, entre ellas Cáritas de las Parroquias de la Estrella y San José, que dan un importante impulso a la caridad entre los más desfavorecidos.

Tras agotar su mandato, se convocan de nuevo elecciones resultando elegido el que durante los últimos diez años había sido Hermano Mayor  de la Hermandad del Gran Poder, Francisco Romero Muñoz, quien toma el testigo del anterior, realizando junto con los miembros de la Junta Superior una extraordinaria labor, basada fundamentalmente en los mismos principios que el anterior mandato, aprovechando su  larga experiencia como Hermano Mayor, y dotando al Consejo de más aspectos en su funcionalidad.   

 Posteriormente, se  organizó un Rosario que con carácter anual, se celebraba con colaboración de las Hermandades de Gloria: Hermandad del Rocío y Hermandad de Ntra. Sra. de la Estrella. Poco tiempo después, se sumó  a este Consejo  el Grupo Parroquial de San Lucas Evangelista, encargado de dar culto a nuestro Patrón, mediante la celebración de una romería.   

En el plano socio-caritativo podemos destacar la Cabalgata de Navidad que antiguamente realizaba la Hermandad del Gran Poder, y que el Consejo hizo suya. Dicho acto, donde participan todas las Hermandades de nuestra localidad, logra recaudar anualmente toneladas de alimentos e importantes cantidades económicas que son destinadas a las Cáritas de nuestro pueblo, Hermanas de la Cruz y Residencia de Nuestra Señora de la Soledad.