CONSEJO GENERAL DE HERMANDADES Y COFRADÍAS  
CORIA DEL RÍO

Real, Imperial, Ilustre y Antigua Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Coria del Río


Sede Canónica: Capilla de Ntra. Sra. del Rocío

Casa Hermandad: Avda. de Andalucía nº 163


 

Grabado perteneciente al primitivo libro de Actas de la Hermandad

El 21 de abril de 1849, por iniciativa del Presbítero D. José Jiménez Balderas y los Hermanos fundadores, D. Manuel Suárez Jiménez, D. Mariano Suárez y D. Juan Mejías Gómez, influidos por la fe y la religiosidad que encierra la Romería del Rocío, fundan la Hermandad de Coria del Río.

La constitución de la Hermandad se fundamenta en la participación en la Romería de forma organizada, bajo el amparo de la Iglesia a través de la creación de una Hermandad con un único fin, “Tributar los debidos cultos a la Reyna de los Ángeles, María Santísima Nuestra Señora bajo la milagrosa advocación del Rocío y se venera en su Ermita situada en el término de la Villa de Almonte, por una inspiración fervorosa y poseídos de la mayor ansiedad por la adoración debida a tan amante abogada de los pecadores”.

“De rodillas y con las luces encendidas y haciendo con la mano derecha el signo de la Cruz, juraron ante una imagen de la Santísima Virgen, defender en público y en privado el Dogma de la Pureza de María. Al mismo tiempo juraban cumplir los Estatutos de la Primitiva Hermandad de Almonte y conducir sin reparar en sacrificios a esta nueva Hermandad cada año a la Ermita del Rocío”.

La Sacristía de la Parroquia de Santa María de la Estrella, sirvió como sede para su constitución por parte de un grupo de fieles a la advocación del Rocío.

Al día siguiente se celebró el primer Cabildo de elecciones, al que se invitaron a cuantos vecinos deseaban unirse como Hermanos a esta Hermandad; en el orden del día figuraban los siguientes puntos: elección del Mayordomo y los cargos de la primera Junta de Gobierno que dirigirá los designios de la Hermandad desde ese momento y durante la primera Romería.

Mayordomo: D. José Jiménez Balderas, Pbro.

Alcalde 1º: D. Juan Mejías Gómez

Alcalde 2º: D. Mariano Suarez

Fiscal: D. Manuel Tinao Contreras

Secretario: D. Romualdo Antonio Cansino

 

En el Cabildo celebrado, el 23 de abril, el recién elegido Mayordomo (Hermano Mayor) D. José Jiménez Balderas, dirige una solicitud eclesiástica a la Primitiva Hermandad del Rocío de Almonte, para que autorice la incorporación como filial, preste aprobación a sus Reglas y pueda participar ese mismo año en la Romería como Hermandad filial:

Carta a la Primitiva Hermandad del Rocío de Almonte:

En el día de ayer he tenido la satisfacción de ver instalada en esta Villa la Hermandad de Nuestra Madre y Señora María Santísima del Rocío, y rebosar de júbilo los fervorosos corazones de los individuos que la componen, por contemplar realizados los ardientes deseos que siempre ha tenido este vecindario de proporcionarse ocasiones de rendir el homenaje debido a tan milagrosa imagen de la Reina de los Ángeles, bajo dicha advocación.

Orillados los inconvenientes que hasta ahora han podido impedir el colmo de aquellos, trata hoy de incorporarse con la primitiva Hermandad de esa Villa, para poder con las formalidades oportunas, verificar su deseada estación el corriente año y tributar a la Santísima Virgen las debidas gracias por el bien concedido; con cuya intención, de acuerdo de la misma corporación, dirijo a V.S. el presente para que se sirva poner esta pretensión en conocimiento de esa ilustre Hermandad, a fin de que tenga a bien acceder a la mencionada incorporación, remitiéndome certificación de lo que acordare para los usos convenientes, así como otra certificación de la Regla que en esta ha de observarse en lo sucesivo.

Esta ocasión me proporciona a la vez la satisfacción de ofrecerme a V.S. con las facultades de la Hermandad que hoy dirijo, como su atento servidor y Capellán.

Dios nuestro Señor y su santísima madre guarde a V.S. muchos años.

Coria del Río, 23 de Abril de 1849

 

Venerado Simpecado de la Real, Imperial, Ilustre y Antigua Hermandad de Ntra. Sra. del Rocío de Coria del Río

El día 30 de abril recibe la hermandad coriana una respuesta afirmativa a todo lo expuesto en la comunicación enviada, con la aprobación de sus Reglas, extendiéndose la correspondiente acreditación como Hermandad filial de la Primitiva de Almonte.

La primera medalla que utilizó la Hermandad, perteneció a la Antigua Cofradía de Consolación de Coria del Río, tomándola  la Hermandad del Rocío como suya, siendo el cordón rojo, color predominante de la antigua de la bandera de Coria, que a mediados del siglo XIX, era de este color con ribetes amarillos.

La Hermandad inicia su primer camino a las 5 horas de la madrugada del jueves 25 de mayo. Una vez que llega a la aldea del Rocío, el 27 de mayo de 1849, se celebra un Cabildo donde la Primitiva Hermandad de Almonte, la acoge oficialmente como filial, dándose el visto bueno a las Reglas de la misma y siendo amadrinada por ésta.

En un  gesto de generosidad, la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad, cede una habitación a perpetuidad, donde guardaría todos los enseres, situada a la derecha de la entrada principal de la Ermita.

En el primer Cabildo celebrado tras la Romería, el jueves  27 de septiembre de 1849, deciden lo siguiente: “Que se construya un nuevo Cajón-Altar, para colocar el Simpecado de Nuestra Señora en la estación anual que se hace a la Ermita del Campo de la Rocina”.

En 1853, la Junta de Gobierno, con la intención de dar el mayor esplendor posible, a esta nueva Congregación rociera acuerda por unanimidad, nombrar a los SS.AA.RR. Infantes Duques de Montpensier, Hermanos Mayores Perpetuos de esta Hermandad, en Cabildo Extraordinario celebrado el 27 de abril de 1853.

En la Calle Rivero nº 7, se celebra un nuevo Cabildo, donde D. Anastasio Martín Suárez, según recoge el acta: “él será  perpetuo custodio de todos los enseres de la Hermandad. Sí algún año,  un Hermano es elegido Hermano Mayor, se entregarían todos los enseres, desde la salida de la Hermandad hasta su regreso, devolviéndolos en el mismo estado que le fue entregado”.

En el libro de Actas del Cabildo celebrado en 28 de mayo de 1908, se da cuenta del fallecimiento del ilustre Hermano D. Anastasio Martín Suárez. El cargo de honor de Fiscal Perpetuo, lo recibe su hijo D. José Anastasio Martín Serrano, y es nombrado Hermano Mayor Perpetuo.

En el año 1911, D. José Anastasio Martín Serrano, propone al Cabildo el nombramiento de SM. el Rey Alfonso XIII, como Hermano Mayor Honorario. Días más tarde recibe de la Casa Real una respuesta afirmativa extendiéndose la respectiva credencial, por tanto se incorpora el titulo Real a la Hermandad del Rocío de Coria en su (62) LVII Aniversario de su fundación.

El Cabildo de Hermanos de la Hermandad  del Rocío, el 29 de mayo de 1924,  acuerda  que, “el Simpecado del Rocío, permanezca para siempre en la habitación-oratorio que para tal efecto tiene preparada en su casa José Anastasio Martín.  Aunque se ofrece la posibilidad que sí algún Hermano dispone en su casa de una habitación con suficientes condiciones de independencia  y ornato y  que desee tener el Simpecado en este lugar durante su periodo de Hermano Mayor, podrá solicitarlo al Cabildo y este acordará lo que mejor estime”.

El Libro de Actas de la Hermandad, arroja muy poca luz sobre el periodo comprendido, entre los años 1931-1939, Actas que en aquellos años eran custodiadas por el Secretario de la Hermandad D. Manuel Rioja González, en su domicilio particular, en una primera anotación al margen, sin fecha, constan los nombres de  los Hermanos Mayores de las Romerías: en 1930, D. Manuel Álvarez Díaz; 1931, D. Manuel Zabala Rodríguez; 1932, D. José Benítez Japón; 1933, D. Francisco Franco Suárez y 1934, D. Antonio Pineda Córdoba.

El 30 de mayo de 1935, día de la Ascensión del Señor,  en Cabildo Ordinario,  se da lectura a dos solicitudes realizadas por la Hermandad del Rocío de la Puebla del Río: “por una parte se solicita de la Hermandad naciente a la Hermandad del Coria que el mencionado año pase por la Puebla del Río y por otro lado se solicita que sea la Venerable y Fervorosa Hermandad del Rocío de Coria quien amadrine a esta Hermandad”, surgida en parte del entrañable y gran Rociero D. José Luis Escacena Fernández ”Pepito Escacena”, entre otros rocieros, los cuales habían  vivido la Romería con la Hermandad de Coria.

La Hermandad había nombrado en un principio a D. Francisco Blanco, Hermano Mayor para el año 1936 y durante el periodo que durase la Guerra Civil (1936-1939), ya que él reunía facultades suficientes para desempeñar el cargo, organizando el Rocío de la forma más adecuada.

 A partir del año 1945, se desarrolla un sorprendente crecimiento, basado en la organización de actividades que dinamizan la vida de la Hermandad, con la participación de los Hermanos y los rocieros de Coria, todo ello con el objetivo de aumentar la participación del  pueblo  en las actividades culturales y en el Culto religioso.

Programa de actos del Centenario de la Hermandad

En la Romería de año 1849, se celebro el Primer Centenario  de  la  Ilustre y Real  Hermandad de Nuestra Señora del Rocío 1849-1949. En los días previos a la celebración de la Romería se organizaron una serie de actos litúrgicos de extraordinaria solemnidad, que tuvieron una alta participación de los Hermanos y del pueblo rociero en general.

Durante los días 27, 28 y 29 de mayo se celebró un solemne triduo que terminó con la exposición de Su Divina Majestad - Exposición del Santísimo. El domingo 29 de mayo, a las once de la mañana,  se celebró la Función Principal de Instituto, en la que los Hermanos durante el ofertorio hicieron protestación pública de fe y juraron defender el Dogma de la Inmaculada Concepción y la subida al cielo en carne mortal de la Stma. Virgen, dicho juramento aparecía en las primitivas Reglas de la Hermandad. Esta función estuvo presidida  por el Magistral de la Santa Iglesia Catedral Metropolitana D. Javier Alert Solé.

El día 1 de Junio, se celebró un Solemne Rosario por las principales calles de Coria, regresando de nuevo a la Parroquia, donde se cantó una Salve en acción de gracias por los beneficios recibidos durante este siglo de existencia de la Hermandad.

El jueves día 2 de junio,  se celebro la Misa de Romeros, a continuación traslado del Simpecado a su Capilla para su colocación en la carreta. Este mismo día a las 3 de la tarde, salió Coria en Romería hacia las marismas.

El año 1953 es muy importante para la historia de la Hermandad, Coria estrenó nueva Carreta, realizada por las primorosas manos del orfebre D. Fernando Marmolejo quien con su cincel labró una obra maestra, rebosante del más extraordinario repujado, con la huella de los años y de este mariano y rociero pueblo, pues en el repujado de la carreta cinceló la flora y la fauna de la ribera y la marisma, inspirado en el paso procesional de la Virgen del Rocío. Una obra de arte que portó el Simpecado de Coria durante cuarenta y cinco Romerías. Es importante destacar la extraordinaria generosidad del  pueblo de Coria, que donó por suscripción popular toda la plata para la Carreta.

En 1964, D. Francisco Blanco Campos, se ofrece al Cabildo mediante escrito presentado ante la Junta de Gobierno, como Hermano Mayor, exponiendo en dicho escrito que el ofrecimiento lo hace para cumplir una promesa a la Santísima Virgen en la Romería de 1965. Esta sería la última vez que “Blanco” como se conocía popularmente, era Hermano Mayor de la Hermandad, teniendo en cuenta que ya lo había sido con anterioridad en diez ocasiones, por el más que reconocido y profundo amor por la Virgen y por su Hermandad del Rocío.

El día 31 de Julio de 1979, tiene lugar el Cabildo de Elecciones,  resultando elegido Presidente de la Hermandad de Coria D. Francisco Campos Peña (Curro Campos).

El día 9 de diciembre de 1979  se ofrece por parte de la Hermandad, un sentido homenaje por la gran labor desarrollada al que había sido Presidente de la Hermandad D. Antonio Ramírez Lama durante 37 años.

El 3 de Junio de 1984, en el Cabildo celebrado en el salón de actos de la Casa Hdad. de Ntra. Sra. de la Soledad, se da lectura por parte del Secretario, D. José Franco Alfaro de la carta recibida de la Casa de S.M. el Rey Juan Carlos I, aceptando ser Hermano Mayor Honorario.

La Hermandad de Coria recibe una carta de la Hermandad del Rocío de Almensilla para que en su primera y próxima Romería, amadrine a esta Hermandad, donde prendió la fe rociera hace bastantes años, por donde pasaba cada año la Hermandad de Coria,  por la cual el pueblo de Almensilla siente un gran afecto.

Existe un antes y un después de la celebración del “150 Aniversario Fundacional”, pues a partir del año 1997, la Hermandad ve incrementada la nomina de Hermanos. Los distintos Grupos Auxiliares trabajan sin descanso, consiguiendo, junto con su Presidente D. Antonio Ortega Gutiérrez y su Junta de Gobierno y unas cotas de popularidad extraordinarias. Cualquier acto bien, cultural o religioso contaba la mayoría de las ocasiones con una alta participación de los Hermanos y del pueblo en general. 

El acto central de la conmemoración tuvo lugar en la Parroquia de Santa María de la Estrella, donde se trasladó el Simpecado para que presidiera la Santa Misa del 150 Aniversario, que sería oficiada por el Excmo. y Reverendísimo Fray Carlos Amigo Vallejo, Arzobispo de Sevilla y concelebrada por el recordado y entrañable, Párroco y Director Espiritual de la Hermandad D. Enrique Carrasco Zamudio.

El Ayuntamiento de Coria del Río, concedió la Medalla de Oro de la Villa a la Hermandad del Rocío, en su 150 Aniversario.

Los Solemnes Cultos previos a la Romería fueron oficiados por los Obispos de Huelva, de Jerez de la Frontera y el Emérito de Córdoba respectivamente; Excmos. y Rvdmos. D. Ignacio Noguer Carmona,  D. Rafael Bellido Caro, D.  José Antonio Infante Florido.

El domingo 9 de mayo de 1999, el Hermano Mayor  de  la Hermandad de Ntra. Sra. de la Soledad, D. Nicolás Sosa Ronquillo impuso al Simpecado del Rocío, con motivo del 150 Aniversario, la Medalla de Oro de la Hermandad de Ntra. Sra. de la Soledad.

La Pontificia, Real e Ilustre Hermandad de Ntra. Sra. del Rocío de Almonte, el sábado día 22 de mayo de 1999 ante las mismas puertas del Santuario, hizo entrega de la Medalla de Oro de la Hermandad Matriz, a su ahijada por la mencionada celebración, se hizo entrega en el acto de la presentación de Hermandades, por su Presidente D. Pedro Rodríguez Villa.

El día 4 de noviembre de 2002, se reúne el Cabildo de Oficiales con carácter Extraordinario y urgente, bajo la presidencia de D. Manuel Escacena Serrano, con un único punto en el orden del día: Fallecimiento del Hermano Mayor Honorario de la Hermandad D. Francisco Campos Peña, quien había sido presidente desde el año 1979-1992, siendo nombrado en 2010 Hermano Mayor Honorario de la Hermandad, por su gran labor al frente de la misma.

En el Cabildo celebrado por la Hermandad el día 23 de abril del año 2004, se da a conocer  la concesión del título de Imperial a la Hermandad del Rocío de Coria, por parte de S. A. R. I.  Don Pedro de Orleans y Braganza.

En el año 2014, con motivo del 50 Aniversario de la Consagración del Templo Parroquial de San José, hace su itinerario para llegar a la feligresía de la Parroquia de San José y posteriormente hasta su Parroquia, donde fue recibido por la Junta de Gobierno de la Hermandad de Jesús de la Paz y por su Párroco D. Francisco Javier Brazo Delgado.

En la mañana del sábado 7 de junio de 2014, la Hermandad de Coria, apadrina a la Hermandad de Santa Fe, que tras 23 años de camino, haciendo su primera presentación como Hermandad en el  Rocío, ante la Santísima Virgen.

Tras la coronación de Felipe VI, como Rey de España, la Hermandad del Rocío, siguiendo la tradición envió a la Casa Real, la petición para que S.M. Felipe VI sea nombrado Hermano Mayor Honorario, petición que fue aceptada meses más tarde.


El Simpecado de la Hermandad del Rocío de Coria del Río:

De este Simpecado la Hermandad posee poca información hasta el momento: “se pagaron por él 1.481 reales de Vellón y 16 maravedíes.  A un pintor por pintar el óvalo de la Santísima Virgen se le pagaron 60 reales de Vellón”.

Actualmente el Simpecado de la Hermandad de Coria, es el más antiguo que peregrina cada año al Rocío.


Restauraciones practicadas al Simpecado:

1894.- Sufragado por Anastasio Martín Suárez.

1915.- Sufragado por José Anastasio Martín Serrano.

1925.- Sufragado en su totalidad por  suscripción popular.

1950.- Restauración del Simpecado por D. Luis Sosa Pineda y sufragado por la Familia Fernández Santa Cruz y Siles.

1960.- Restauración del Simpecado  por el Convento de Santa Isabel, (Sevilla), sufragado por la Hermandad.

1979.- Restauración del Simpecado, por el Convento de las Hermanas de la Cruz de Coria del Río. Restauración del óvalo del Simpecado a cargo de José Rivera Valle, “Pepe Rivera”. Sufragado por la Hermandad.

1989.-  Restauración del Simpecado, por el  taller de Bordados Santa Bárbara, Sevilla. Restauración del óvalo del Simpecado a cargo de José Luis Coto Cobos. Sufragado por suscripción popular.