CONSEJO GENERAL DE HERMANDADES Y COFRADÍAS  
CORIA DEL RÍO

Antigua Hermandad de Jesús Nazareno y Cofradía de Marineros, Fervorosa Hermandad de Ntro. Padre Jesús del Gran Poder y Ntra. Sra. del Carmen


Sede Canónica: Parroquia de Santa María de la Estrella

Casa Hermandad: Avenida de Andalucía nº 120

 

La Hermandad de Jesús Nazareno esta datada en el año 1657, establecida en la Ermita de la Magdalena, ubicada en la misma entrada de la villa. Tras el Terremoto de Lisboa en noviembre de 1755 quedó destruida. En esta Ermita, además de la Hermandad de Jesús el Nazareno, estaban establecidas otras Hermandades y Cofradías, que tras el mencionado terremoto fueron reubicadas donde la Autoridad Eclesiástica y los miembros de las Juntas de Gobierno estimaron conveniente.(1)

Los miembros de la Hermandad de Jesús Nazareno y María Santísima del Mayor Dolor conocida como “la Hermandad del Señor con la Cruz a Cuestas”, por tradición los hermanos de esta hermandad salían a pedir de casa en casa  en nombre de la Santísima Madre del Mayor Dolor.

Como ya ocurriera en el año 1770 durante el reinado de Carlos III, el 11 de mayo de 1787, a instancias del fiscal de S.M. perteneciente al Consejo Supremo de Castilla, se instruye un expediente para recoger las Reglas, Constituciones y estatutos que den fe de la fecha de erección canónica o fecha de fundación de las Hermandades de la Villa, así como la posesión de sus bienes.

De las siete Hermandades y Cofradías existentes en la fecha: la de Ntra. Sra. de la Soledad, la de Vera+Cruz, la de Ntra. Sra. de la Estrella, la del Santísimo Sacramento, la de Ánimas, la de Ntra. Sra. del Rosario y la de la Caridad, (Hermandad de Jesús Nazareno, actual Hermandad del Gran Poder), entregó sus Reglas, con la aprobación eclesiástica y la correspondiente  certificación de sus bienes.(2) 

Todo Parece indicar que en 1778, la Hermandad del Nazareno se conoce como la Hermandad de la Caridad, es más que probable que la llegada al Hospital de la Caridad fuese con anterioridad y como consecuencia establecerse en el Hospital, pasó a conocerse con el sobrenombre de Hermandad de la Caridad.

Por estas fechas y debido a la exigencias del Arzobispado de Sevilla, la Hermandad de Jesús Nazareno utilizó durante su estancia en el Hospital de la Caridad las Reglas de la conocida y prestigiosa Hermandad de la Caridad de Sevilla. Sus reglas fueron aprobadas por el Provisor del Arzobispado de Sevilla. 

¿En que fecha pudo llegar la Hermandad de Jesús Nazareno a la Ermita del Cerro o del Monte, como también se conocía?.

La Secretaría de Cámara de Gobierno del Arzobispado de Sevilla, comunica a D. Juan Álvarez Troya, Párroco de Coria del Río lo siguiente: 

En el Expediente de cesión a favor de su municipio de la Capilla denominada del Hospital, el Ilmo. Sr. Gobernador Ecco. en ausencia de S. E. Rvma. ha decretado con esta fecha  lo siguiente:

En uso de las facultades que se nos conceden por el precedente registro de la Nunciatura Apostólica, damos todas las necesarias y oportunas al Cura de Coria del Río para que en nombre de esta jurisdicción ceda a aquel municipio la Capilla del Hospital de la misma Villa, mediante escritura que habrá de otorgarse por ambas partes, en la cual ha de hacerse constar como precisa condición que en el caso de que alguna vez el citado local fuese destinado a otros usos que no fuesen el de la enseñanza exclusivamente católica, volverá a esta jurisdicción. Así mismo le autorizamos para que vía de limosna por la susodicha cesión reciba del municipio la cantidad de tres mil reales, pagadera en la forma que entre si pactaren: la cual cantidad habrá de ponerse a disposición de esta jurisdicción para los fines que a bien tenga determinar el Excmo. y Rvmo. Prelado.

Lo que traslado a V. para su conocimiento y efectos indicados.

Dios guarde a V. Sevilla 3 de Septiembre de 1884

Manuel Jiménez

Vicesecretario

En el año 1884, tanto la Capilla, como el Hospital de la Caridad se encontraban en un estado absolutamente ruinoso, por lo que es en este mismo año cuando el propio Arzobispado de Sevilla admite que las imágenes de Jesús Nazareno y la de Ntra. Sra. del Carmen tenían que trasladarse a la Ermita del Cerro, para poder utilizar el Ayuntamiento el edificio como escuela pública católica, llamada con posterioridad por el Ayuntamiento Escuela de niños nº 3.

El Ayuntamiento de la localidad decide comprar el Hospital de la Caridad a la Iglesia, según consta en el Libro de Fábrica de 1886, donde en el mes de mayo ingresa  la cantidad de 1.000 reales, siendo posteriormente abonadas las cantidades restantes en anualidades de 500 reales en los años: 1887,1888, 1889 y 1890.

Otro de los datos importantes es el pago realizado por la Fábrica de la Parroquia por la "colocación y restauración de los Retablos del Hospital en el Cerro, 200 reales".

En el primer arco a la izquierda vemos uno de los altares que se trasladaron desde el Hospital de la Caridad hasta la Ermita de San Juan Bautista.


La Virgen del Mayor Dolor según todos los indicios fue la imagen que fue titular de la hermandad desde su fundación, aunque a la llegada  de la Hermandad a la Ermita del Cerro, es entonces cuando aparece según distintas versiones el nuevo nombre de la Virgen que acompañaba a Jesús Nazareno,  el de Ntra. Sra. del Carmen, imagen que posiblemente pertenecía a una Capilla que también fue destruida y que se llamó Ermita del Carmen. 

Allá por el año 1900, la Hermandad de Jesús el Nazareno gozaba de gran prestigio y popularidad, haciendo Estación de Penitencia con  Hermanos Nazarenos acompañados de una Verónica.

Ntra. Sra. del Carmen en la Ermita de San Juan Bautista, año 1926, acompañada de la Verónica

En el año 1931 tras los lamentables actos producidos en el mes de mayo, la Hermandad de Jesús Nazareno  pudo recuperar la imagen del Señor y la imagen del Niño Jesús, imagen de barro cocido policromado que actualmente procesiona con Ntra. Sra. del Carmen cada 16 de Julio. En cambio la Virgen que fue entregada a la Hermandad también presentaba mutilaciones  y no se correspondía con la imagen titular de la Hermandad.


Ntra. Sra. del Carmen, única imagen que pudo procesionar en el Corpus Christi de 1931

Según Acta  de Cabildo de Oficiales de fecha 24 de Marzo de 1937, esta Hermandad es de las primeras que se reorganiza haciendo Estación de Penitencia en la tarde noche del Miércoles Santo de 1937 por el jardín del antiguo cementerio, anexo a la Parroquia, haciendo su acostumbrada Estación de Penitencia acompañados de la Santa Mujer Verónica, siendo este año las imágenes acompañadas en su mayoría por mujeres, ya que la mayoría de los Hermanos estaban en los frentes de guerra.

Así mismo se hace referencia en éste acta un deseo para que el resto de Hermandades para que  cuanto antes puedan reorganizarse, restaurar sus imágenes para que puedan en fechas venideras lucir con absoluto esplendor por las maltrechas calles de la población. Fe de este hecho es el azulejo que se encuentra en la fachada de la torre.

La permanencia en la Ermita de San Juan Bautista ya tendría sus días contados pues ambas Juntas de Gobierno reunidas con el Párroco de Santa María de la Estrella y Director Espiritual de las dos Hermandades, deciden que por falta de espacio la Hermandad de Jesús El Nazareno tiene que buscar una nueva sede.

En vista de estos antecedentes y guiados por el fervor y la devoción hacia sus titulares se reúne un grupo de Hermanos y deciden pedir permiso al Ayuntamiento y al Arzobispado de Sevilla  para que de una vez por todas, se pueda poner fin a la peregrinación por distintos templos de la Hermandad de Jesús Nazareno, para ello se cuenta  con el apoyo del Arcipreste el cual los orienta sobre la construcción  de una una nueva capilla.

Se solicita el pertinente permiso al Arzobispado y se pone en marcha la construcción de la nueva capilla en el año 1937, en el sitio que había sido el antiguo cementerio de Coria, en la parte trasera de la Iglesia Parroquial de Santa María de la Estrella.         

Por el mes de mayo de 1937, D. Esteban Rodríguez Núñez,  Párroco  de Coria del Río, acompañado del Hermano Mayor y un Vocal de la Hermandad de Jesús Nazareno, fueron recibidos por el Excmo. Sr. Cardenal de Sevilla D. Eustaquio Ilundáin Esteban, para tratar entre otros asuntos, la ubicación definitiva de la Hermandad.

Nuestro Padre Jesús Nazareno

Una vez visto el expediente presentado por la Hermandad al Arzobispado de Sevilla, se reunió la Comisión Diocesana de Bienes Económicos bajo la presencia y testimonio de lo cual firmaron y dieron fe: el Emmo. Sr. Cardenal Arzobispo, y asistiendo el M. I. Sr. Vicario General del Arzobispado, D. Jerónimo Armario, el M. I. Sr. D . Tomás Pérez Sánchez y D. José Arias Burgos, vocales del Consejo y el Canciller que suscribió y firmó este texto: “Sobre la construcción de una Capilla en terrenos de la Casa Rectoral de Coria del Río, con entrada por la Iglesia Parroquial, y ofreciendo en cambio del usufructo del terreno sobre el que se desea edificar la Capilla un retablo de su propiedad dedicado a la Virgen del Carmen en la mencionada Parroquia; estimaron que debían dar y daban su consentimiento, cuanto fuera necesario en derecho para la permuta o cambio solicitado“.

En otro documento posterior firmado por S.E. el Cardenal Arzobispo de Sevilla y remitido a la Hermandad con fecha del 27 de Octubre del 1937.  Certifico que una vez cumplimentado todos los requisitos de derecho, y visto lo cánones 1532 del Código de Derecho Canónico decretó lo siguiente:

1º.- Autorizamos a la mencionada Hermandad para que pueda construir una Capilla en terrenos del jardín de la Casa Rectoral de Coria del Río, con entrada por la Iglesia Parroquial.

2º.- La Casa Rectoral conserva el derecho de propiedad del terreno sobre el que ha de edificarse la Capilla proyectada, pues solo cedemos el usufructo del dicho terreno y aceptamos en compensación la donación que hace la Hermandad a la Parroquia de Coria del Río del retablo de su propiedad dedicado a la Virgen del Carmen el cual se anotará en el inventario, como propiedad de la Parroquia por esta donación.    

3º.- Una vez construida la Capilla proyectada, se nos comunicará para que autoricemos su bendición y apertura al culto.

Desde el Arzobispado de Sevilla se había solicitado a la Hermandad aportase la siguiente documentación: erección canónica, certificación de la aprobación de sus Reglas por la Autoridad Eclesiástica, plano de la construcción señalándose el lugar de acceso a la Capilla, acreditación de la propiedad del terreno, acreditación de la titularidad del terreno y medidas de los mismos y  por último la valoración del retablo que la Hermandad de Jesús el Nazareno había entregado a la Iglesia en contraprestación al usufructo del terreno de la capilla que se iba a construir.

D. Esteban Rodríguez, prestó aprobación al proyecto y al presupuesto de la obra a ejecutar, así como los medios con los que contaba la Hermandad de Jesús el Nazareno para acometer dichas obras. La Hermandad contaba con los materiales donados hasta la fecha que alcanzaba la cifra de Ptas. 2.000, así como un efectivo en metálico de 3.000 pesetas destinados a la compra de los materiales que faltan y la mano de obra, unas 5.000 pesetas.

La única documentación que no pudieron presentar fue la acreditación de erección canóniga y las Reglas de la Hermandad, ya que fueron destruidos en sucesos ocurridos en mayo de 1931 al encontrarse dicha documentación en el Archivo Parroquial.

Una vez construida y terminada la Capilla anexa a la Iglesia Parroquial de la Estrella, el Sr. Cura Párroco D. Esteban Rodríguez remitió un oficio al Arzobispado de Sevilla con fecha del día 16 de marzo de 1938, dando cuenta de la finalización de la obras de la Capilla de la Hermandad y solicitando la oportuna licencia para su bendición y apertura al culto.

En el año 1938 se terminan las obras de la Capilla y se bendice el 24 de abril del mismo año, una vez bendecida la Capilla se establece canónicamente la Hermandad de Jesús el Nazareno y Ntra. Sra. del Carmen en la Parroquia de Santa María de la Estrella, haciendo su salida cada Miércoles Santo y en el mes de Julio con motivo de la festividad de la Virgen del Carmen, siendo en el año 1938 cuando por primera vez la imagen de la Virgen se asoma al río, según fotografías de la época. 

Si bien fue debido a don Ángel Gaya la reorganización de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora del Carmen en el difícil año de 1937, fue gracias al celo del Hermano Mayor don Antonio Sánchez lo que hizo posible dar culto a estas sagradas imágenes.

En el acta constitucional de dicha Junta de Gobierno dice sencilla y escuetamente: “las imágenes fueron recogidas del arroyo bárbaramente destrozadas, por el Hermano Mayor don Antonio Sánchez y otros que con limosnas y grandes sacrificios consiguieron arreglar dichas esculturas”.

Fue en efecto don Ángel Gaya quien en compañía de don Antonio Pérez, don Antonio Sánchez Gómez, don José Rodríguez Scotto, don José Gutiérrez, don Manuel Domínguez Moran, don Antonio Pineda y otros consiguieron después de tropezar con enormes dificultades, entre las que se encontraban la obtención de pasos, para lo que hubo de hacerse gestiones en Puebla del Río y San Juan de Aznalfarache  para que la Cofradía hiciera su Estación de Penitencia en la noche del Miércoles Santo.

La idea tan simple como justificada, de reconstruir los altares de las sagradas imágenes, tuvo consecuencias insospechadas, pues su emplazamiento, según parece, resultaba insuficiente para hacerles unos altares con camarín. Al surgir la idea de que se trasladase desde la Ermita de San Juan Bautista a la Parroquia, es aceptada y se encarga a D. José Rodríguez Scotto la dirección de los trabajos, se redactan los proyectos y planos que el Prelado aprueba y en el espacio de 11 meses quedan finalizadas la obras, siendo el Miércoles Santo de 1938 el traslado de las imágenes a su actual emplazamiento.

Cuando todo parece ir mejorando, a lo largo de siete u ocho años surgen de nuevo determinadas  circunstancias que frenan el impulso que la hermandad ha tomado que llega hasta el año 1963. La primera es curiosa. Durante 1941 a 1944 la hermandad tropieza con la dificultad de no encontrar cera, y salvo en el año 1943 en que de acuerdo con las restantes hermandades se construyen unos cubiletes de de hojalata que colocados sobre unos palos y llenos de aceite harían las veces de velas, la hermandad no hace su estación de penitencia. Al año siguiente 1944, tampoco, teniendo en cuenta el fracaso de las candilejas.(2)

Llegan los años de 1945 y 1946. Al parecer en  estos años no existe impedimento para adquirir cera.     

El año 1947, después de tres años consecutivos sin hacer Estación de Penitencia, la Hermandad vuelve a salir gracias a que el Hermano Mayor sufragó los gastos; y así penosamente hay un largo periodo de dificultades hasta que en 1963, gracias al aliento de doña Josefa Navarro Zamora y un grupo de jóvenes, comienzan  a dar los pasos necesarios que conducen, si no a un resultado satisfactorio, sí a al menos esperanzador.

Según consta en el Inventario de la Hermandad, realizado con motivo de la visita Pastoral a la Parroquia de Santa María de la Estrella en Febrero de 1955, del Arzobispo Coadjutor D. José María Bueno Monreal, poseía un Simpecado  de terciopelo bordado, donado por D. Antonio Pérez.(3)

Debido a que Coria del Río es tradicionalmente marinera se funda una nueva Hermandad de Marineros de Ntra. Sra. del Carmen para lo cual contaban con la imagen de la Virgen y algunos enseres, pero no poseían sitio fijo donde establecerse y al final deciden que el lugar más idóneo es el antiguo astillero pues esta Hermandad estaba prácticamente fundada por marineros, militares y civiles que por otra parte dependían de la comandancia militar de marina de Sevilla y aquellos eran unos los terrenos más apropiados que pertenecían a la Junta de Obras del Puerto y eran de fácil acceso, mientras tanto pasa el tiempo la prometida Capilla de los marineros no se realiza, entre tanto la imagen de la Virgen del Carmen se encontraba en un altar provisional en la Parroquia de la Estrella. 

Convocatoria de Bendición y Besamanos de Ntra. Sra. del Carmen, 1955

Año 1955, llegada por el Río Guadalquivir de la Patrona de los Marineros, Ntra. Sra. del Carmen


A mediados de los años 60  el Párroco de Santa María de la Estrella D. Manuel Marroco Merino, se encontraba con una difícil situación, ya que existían en el templo parroquial dos imágenes con una misma advocación. Atendiendo ambas Hermandades  a las recomendaciones del Sr. Párroco y del  Consejo Parroquial de Hermandades, deciden fusionarse, dando lugar a un decreto de Su Eminencia Reverendísima el Sr. Cardenal Arzobispo de Sevilla, Sr. Don José María Bueno Monreal: (3)

“Vista la instancia que nos dirige el Hermano Mayor de la Hermandad de Marineros de Nuestra Señora del Carmen, establecida canónicamente en la Parroquia de Santa María de la Estrella de Coria del Río, solicitando la aprobación de la fusión de dicha Hermandad con la Hermandad de Penitencia de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora del Carmen. Teniendo en consideración que ambas Hermandades en Cabildo de 20 y 28 de febrero, respectivamente, del año en curso, han acordado por unanimidad solicitar dicha fusión, en forma que las imágenes titulares  sean las de Nuestro Padre Jesús de la Hermandad del mismo nombre y la de Nuestra Señora del Carmen de la de Marineros del mismo nombre.(4)

Atendiendo el informe favorable de Reverendo Sr. Párroco, por el presente acordamos:

Primero.- Las dos Hermandades expresadas se transforman a partir de la fecha en una sola, que con el título de Hermandad de Nazarenos y Marineros de Nuestro Padre Jesús y Nuestra Señora del Carmen.

Segundo.- Procedan a la redacción de la Reglas de la nueva Hermandad en las que se recogerá el espíritu, finalidad y cultos de ambas Hermandades y una vez aprobada en Cabildo conjunto se someterá a la aprobación de este Arzobispado.

Tercero.- La imagen de Nuestra Señora del Carmen propiedad de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno será expuesta al culto bien en la Ermita del Cerro alto, bien en alguna otra iglesia o ermita de la localidad, donde pareciere más conveniente a la nueva Hermanad de acuerdo con el Reverendo Sr. Cura Párroco”.

Sevilla 12 de Septiembre de 1966

Rubricado. Por mandato de su Emcia. Rvdma. El Cardenal Arzobispo, mi Señor: Andrés Galindo Srio. Canc. Rubricado

Ntra. Sra. del Carmen de la Antigua Hermandad de Jesús Nazareno, en su camarín de la Ermita del Cerro (M.F.R.)

La nueva Hermandad nacida de esta fusión,  atendiendo a motivos sentimentales decide que la imagen de Nuestra Señora del Carmen sea trasladada a la Ermita  del Cerro o de San Juan Bautista, lugar donde continua actualmente.

En otro orden, también se acuerda que la imagen del Niño Jesús que tuviese más valor artístico fuera el que portara la Virgen que procesionará el 16 de Julio, imagen de barro policromado, obra de Cristóbal Ramos (1725-1799). Esta decisión suscitó una pequeña polémica pero sin importancia, excepto varios hermanos que se quedaron dolidas por tal decisión y aprovechando un descuido del Sacristán de la Parroquia sustrajeron el Niño a la Virgen haciéndolo desaparecer durante varias semanas. Transcurrido el tiempo el Niño Jesús apareció sin haber sufrido ningún desperfecto.

Aproximadamente diez años más tarde la Hermandad empieza a decaer tal vez por el descuido de algunos o los intereses de otros llegando incluso al extremo de no poder sacar las imágenes en sus pasos por la situación tan precaria en la que se encontraba. 

Por iniciativa del Cura Párroco se saca en andas la imagen  de Jesús Nazareno para hacer un Vía Crucis por las calles del pueblo, a lo que se unió una gran cantidad de gente joven y devotos. Tal vez esta decisión externa de lo que había sido la Hermandad y en lo que estaba convirtiendo  motivó a un grupo de jóvenes y devotos guiados por el Cura Párroco a encender de nuevo la llama de la Hermandad y luchar por lo que quedaba de ella.

A principios de los años 70 y por iniciativa de algunos cofrades, de la Junta de Gobierno y del Cabildo de Hermanos deciden sustituir las imágenes titulares, siendo el escultor Francisco Buiza Fernández el encargado de realizar la nueva imagen Nuestra Señora del Carmen en 1972 y del Señor del Gran Poder  en 1973.

Las Reglas que actualmente rigen a la Hermandad fueron aprobadas el 4 de diciembre de 1991 y constan de XIII capítulos y disposiciones transitorias.                    

Colocación en su capilla de Ntro. Padre Jesús del Gran Poder en su altar, 1973. En la imagen:  Izda. José Mejias Japón, José Bellido Soto,  Sebastián Herrera Estevez. Dcha. Fernando Saborido Pizarro y Manuel García Valle


(1).- Parte de la historia de la Antigua Hermandad de Jesús El Nazareno y Cofradía de Marineros, Fervorosa Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder y Nuestra Señora del Carmen, fue contada por el Hermano de la Hermandad D. José Mejías Japón en el año 1993 y publicada en la Revista Cofrade Expiración 1994, págs. 45-49.

(2).- La Hermandad de Vera+Cruz de Coria del Río (sus historia y sus vivencias) Daniel Pineda Novo. Edita: Vernier Inmobiliaria, 2006, págs. 133 y 134. 

(2).- Revista Cofrade Expiración 1965, editada por el Consejo Local de Cofradías de Coria del Río, págs. 9-11.

(3).- Archivo Histórico de la Parroquia de Santa María de la Estrella. Inventario  realizado con motivo de la visita Pastoral de D. José Maria Bueno Monreal, en febrero de 1955.

(4).- Revista Cofrade Expiración 1967, editada por el Consejo Local de Cofradías de Coria del Río, págs. 15-21.

Fotografías: Archivo Hermandad