CONSEJO GENERAL DE HERMANDADES Y COFRADÍAS  
CORIA DEL RÍO

LA ANTIGUA COFRADÍA DE CONSOLACIÓN  DE CORIA DEL RÍO

El Nacimiento de la Devoción Rociera



La obra escrita por el insigne escritor Rodrigo Caro en el año 1622 “Santuario de Ntra. Sra. de Consolación y Antigüedad de la Villa de Utrera”, es imprescindible para conocer una parte importante de la historia del nacimiento de la advocación a María Santísima, con especial vínculo a la religiosidad popular de Coria del Río, y a Nuestra Señora de Consolación.

En la mencionada publicación se hace constar de manera expresa la existencia en Coria del Río con anterioridad a 1622, de una Hermandad filial de Consolación que desde tiempo inmemorial asistía a la Romería de Consolación en la Villa de Utrera(Sevilla), hasta el año 1770.  

El poeta y Sacerdote utrerano, en la mencionada obra escribe lo siguiente: “Cuenta por orden de antigüedad eran sus filiales, las Cofradías de Campillos, Osuna, Écija, La Puebla de Cazalla, Paradas, Los Molares, Alcalá de Guadaira, Arahal, Morón de la Frontera, El Coronil, Coria (del Río), Hinojos, Gines, Mairena del Alcor, Los Palacios(y Villafranca), Castilleja de la Cuesta, Fuentes (de Andalucía), Castilleja del Campo, Dos Hermanas, La Rinconada, Albaida (del Aljarafe), Olivares, Chucena, Paterna del Campo, Escacena (del Campo), Camas, Gelves, La Algaba, Alcalá de la Alameda,(antigua Villa integrada hoy por Chucena), y Mairena del Aljarafe. (1)

De estas Cofradías filiales de Consolación de Utrera, una en la provincia de Málaga, veinticuatro de Sevilla, y cinco en la provincia de Huelva. Cada Cofradía acude a la Romería “vestidos de blanco como los antiguos cristianos, con sus estandartes, guiones, banderolas y sus insignias de plata, de ricos bordados”. (2)  

Desde el día 6 de septiembre comenzaban  a llegar las Hermandades, que en 1604, eran un total de 30, alcanzando en el año 1765, un total de 46 Hermandades, época de mayor esplendor de la Romería; establecidas en diferentes puntos de las provincias de Sevilla, Huelva y Málaga y Portugal.    El día 7 de Septiembre, víspera de la Romería, se realizaba un Rosario que era rezado por riguroso orden de antigüedad, por todo el Real hasta llegar al Santuario.

La Romería de Consolación se celebraba en un principio el día de la Anunciación el 25 de marzo, siendo trasladada a partir del año 1561 por los Frailes Mínimos, al día 8 de Septiembre, fecha conmemorativa de la Natividad de la Virgen. (3) 

Las autoridades eclesiásticas apreciaban el exceso de algarabía y de fiesta, decreciendo lo religioso de la Romería; por tanto tomaba protagonismo los excesos de los asistentes, algo impropio de una festividad de la iglesia a finales del siglo XVIII.    Fray Juan Prieto, General de la Orden Mínima y Conventual de Ntra. Sra. de Consolación, denunció durante el Reinado de Carlos III este hecho ante el Supremo Consejo de Castilla, el cual en el año 1770, dictó una orden prohibiendo la procesión y la Romería, decretándose al mismo tiempo la inmovilización de la Virgen del tabernáculo.   

Decreto de Prohibición de la Romería 

Muy S. mio. Por el correo del Domingo proximo pasado, recibi Real Orden del concepto que en fecha de primeros de  este mes me comunica D. Pedro Escolano de Arrieta lo que con es auto de su obedecimiento, es del tenor siguiente.  Con noticia que tubo el concepto en el año pasado de 1770 de el desorden y escandalo con que se ejecutaba la procesion de la imagen de la Consolacion, sita en el Convento de Minimos de San Francisco de Paula a extramuros de la Villa de Utrera. Se sirvio mandar entre otras cosas por auto de 30 de septiembre del referido año, y despacho y ordenes libradas en su virtud, en 25 del mismo. Que la Real Audiencia de esa ciudad, prohiviese en adelante dicha procesion, vajo  varias penas y tambien que  dispusiera, se recojieran las ordenanzas de las Hermandades que concurrian a dicha procesion de los pueblos inmediatos y sus fundaciones”.  

A partir de ese momento decae la devoción de los pueblos a esta imagen como consecuencia de estas medidas a todas luces impopulares, desapareciendo progresivamente todas las Hermandades filiales, según la Real Orden. 

En 1772, se decreta la misma prohibición para la Romería de la “Morenita”, la Virgen de Ntra. Sra. de la Cabeza (Jaén),  debido a problemas similares durante las Romerías pasadas, teniendo prácticamente las mismas consecuencias, la prohibición de la Romería y la disolución de las Cofradías filiales, mediante la entrega a la autoridad eclesiástica de los Estatutos y Reglas de cada una de ellas. (4)  

Realizando un paralelismo entre la Romería de Consolación y la Romería del Rocío, podemos observar, la tardanza en la fundación de las Hermandades del Rocío, en cuyos pueblos se habían fundado Hermandades de Consolación,  de manera sorprendente en algunas poblaciones con una fuerte devoción rociera como el caso de Hinojos en la Provincia de Huelva, población muy cercana a la Aldea del Rocío. Una vez prohibida la Romería 46 pueblos que asistían a la Romería de Consolación, es en Coria del Río, donde se funda la primera Hermandad del Rocío en el año 1849, seguida de la Hermandad de Gines en 1928, Dos Hermanas en 1933, Hinojos y Olivares un año más tarde en 1934, Paterna del Campo en 1971, Los Palacios y Villafranca en 1972, Écija en 1973,  la Hermandad del Rocío de Camas 1976, Alcalá de Guadaíra en 1983, Gelves en 1986, Osuna en 1988, Mairena del Alcor 1989, La Algaba 1991, Chucena en 1994, Mairena del Aljarafe en 2005, Morón de la Frontera en 2008 y Albaida del Aljarafe, constituida como Hermandad no filial. (5)

Hasta finales del siglo XVIII, en Coria del Río, existió una Cofradía bajo la advocación de Ntra. Sra. de Consolación que asistía anualmente a la Romería de  Utrera (Sevilla). La Cofradía filial de Consolación de Coria, ocupaba el undécimo lugar entre todas las filiales. La asistencia total a dicha Romería eran unas treinta mil personas, existiendo constancia documental de los milagros atribuidos a la Virgen de Consolación.  De esta Hermandad, hasta el momento desconocida, no existe en el Archivo Parroquial documentación alguna, pues en el año 1621, parte la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de la Estrella, se incendió a causa de la explosión provocada por la fábrica de pólvora existente junto a la misma y en 1755 por el terremoto de Lisboa que en Coria del Río tuvo un efecto devastador, especialmente en las zonas próximas al río y en edificios de altura considerable, como es el caso de la Iglesia Parroquial de Santa María de la Estrella. Tras el terremoto la nave central tuvo que ser reconstruida prácticamente desde los cimientos, de ahí los distintos estilos arquitectónicos que presenta este edificio tan singular, gótico, mudéjar, renacentista y barroco.  De la investigación realizada sobre ésta Hermandad no se conocen propiedades, títulos, suertes de tierra, ni cabezas de ganado, por lo que deducimos que era una Hermandad pequeña y por tanto su desaparición fue fulminante una vez prohibida la Romería de Consolación en 1770. Tras el descubrimiento documental de la existencia de la Hermandad filial de Ntra. Sra. Consolación en Coria del Río, y de las causas que provocaron su desaparición, distintas dudas quedan resueltas con la obra del poeta Rodrigo Caro y con la aportación, no menos interesante, de Germán Calderón Alonso y de Eduardo González de la Peña y de la Peña. 

En paralelo al nacimiento de la devoción a la Virgen del Rocío y de Consolación de Utrera, nacían otras devociones muy cerca de nuestro pueblo, siendo éstas de escasa participación por los corianos, algunas de ellas de una antigüedad considerable: Cuatrovitas (Bollullos de la Mitación, año 1595); Torrijos (Valencina de la Concepción, año 1600), ambas en la provincia de Sevilla, a muy corta distancia de Coria del Río. (6)  

De esta Cofradía en la primera Romería en 1849 la Hermandad del Rocío utilizó el Cajón, según  hace constar el Secretario de la hermandad del acuerdo tomado en el Cabildo de Hermanos, celebrado el 27 de septiembre de 1849: “Que se construya un nuebo cajon para colocar el Simpecado  de Nuestra Señora en la estacion anual que se hace a la Hermita del campo de Rosina, atendiendo a que el ecsistente por justas causas que tiene presente la Hermandad no puede suplir al objeto al que se dedico”. (7)

En las primeras romerías de la Hermandad del Rocío de Coria, ademas utilizó la medalla,  y otros enseres, como las varas, insignias de plata, y el estandarte, pues una vez que la Cofradía de Consolación desaparece, todos los bienes pasaron a propiedad de la Iglesia.  Tan solo queda una duda que resolver; la medalla utilizada por Hermandad del Rocío de Coria durante las primeras romerías. Según diversos estudios iconográficos realizados sobre la Virgen del Rocío, a lo largo de los siglos el niño Jesús, durante la presencia de los Frailes Mínimos en el Convento de Ntra. Sra. de la Victoria en Almonte, desde el año 1600 a 1750, fecha en la que al parecer la virgen sufre un cambio total en su iconografía, pasando de imagen de talla,  a la actual de Reina, y por tanto en su forma de vestir. 

...Concluimos por tanto, un capitulo muy interesante de nuestra historia como pueblo, que ahondando en nuestras raíces encontramos diversa información más que contrastada que nos indica que la talla de la Virgen del Rocío, desde su aparición a la actualidad a pesar de las restauraciones realizadas, las diversas  el niño Jesús jamás ha cambiado de posición a lo largo de los siglos, según demuestran los distintos estudios realizados y los grabados que se conservan, algunos de ellos de una antigüedad considerable.  Por tanto la primitiva medalla utilizada por la Hermandad del Rocío de Coria, el niño aparece a su izquierda, igual que el niño de la Virgen de Consolación de Utrera. Consecuentemente podemos asegurar que esta medalla era la misma que utilizaban los Hermanos de la Cofradía de Consolación de Coria del Río para asistir anualmente a su Romería.    

Tras el importante declive de la Romería de Consolación, la desaparición de todas la Hermandades filiales en pocos años, la participación en la Romería del Rocío es cada año mayor, con la prohibición en 1770 de la de Utrera. Coincide la suspensión de Consolación con la primera época de mayor esplendor de la Romería del Rocío, a finales del siglo XVIII y una mayor participación de corianos en la Romería que se celebra en el término de Almonte o (Campo de la Rosina).Desde aquella prohibición hasta el nacimiento de la Hermandad del Rocío, habían pasado unos 75 años aproximadamente. Curiosamente la festividad de la Virgen de la Estrella, Patrona de Coria del Río desde 1561, es el día de la Natividad de la Virgen, que coincidía con la celebración de la Romería de Consolación de Utrera, es decir el día 8 de Septiembre. Si bien la romería al santuario de Consolación de Utrera gozaba de gran popularidad, serían principalmente los ganaderos ricos de Coria los que se desplazaban a Utrera para aparte de rendir pleitesía a Nuestra Sra. de Consolación hacer negocios en la feria que allí se celebraba. Esta romería y feria de Consolación de Utrera experimentaría un creciente auge a lo largo del s. XVIII hasta el año de su prohibición de 1770 y ciertamente es un precedente de las formas y en general del sistema de funcionamiento que tuvo ya en el s. XIX la fiesta y feria del Rocío que vino en cierta manera a sustituir y jugar un papel semejante a la anterior romería utrerana en el Antiguo Reino de Sevilla. La coincidencia de la celebración en Utrera con la festividad de la Virgen de la Estrella en Coria no era ningún impedimento para que el pueblo coriano se volcase también en su fiesta patronal y procesión religiosa, pues era otro sector de la población, ciertamente distinguido y  con las motivaciones señaladas el que peregrinaba a Utrera”.
J.S.A.

Notas:

(1).- Caro Rodrigo, (Utrera 1573-Sevilla 10 de agosto de 1647). “Santuario de Ntra. Sra. de Consolación y Antigüedad de la Villa de Utrera".1622, Osuna (Sevilla). Edición facsímil Ayuntamiento de Utrera, (Sevilla), 2005.

(2).- Calderón Alonso Germán, Actas de las III Jornadas sobre la Historia de Marchena, Volumen III. "La Complicada Reorganización de la Cofradía Marchenera de Ntra. Sra. de Consolación en 1693". Marchena, (Sevilla).

(3).- González de la Peña y de la Peña Eduardo. “Consolación de Utrera una Devoción Universal”, Siarum Editores S.C., Utrera (Sevilla), 2001.

(4).- Gómez Martínez Enrique, "Las Cofradías de la Virgen de la Cabeza y su suspensión en el Reinado de Carlos III". Boletín del Instituto de Estudios Giennenses, (Jaén). Enero/Junio de 2008, nª 197-págs. 93 -117.

(5).- Pontificia, Real e Ilustre, Hermandad Matriz de Nuestra Señora del Rocío de Almonte (Huelva).

(6).- Asunción Fernández de Castillejo y Elisa Navas, “De Romerías por la Provincia de Sevilla”, edita: Prodetur S.A. Excma. Diputación de Sevilla, 2010.

(7).- Primitivo Libro de Actas de la Real, Imperial, Ilustre y Antigua Hermandad de Ntra. Sra del Rocío de Coria del Río.